BLOG

¿Qué es calidad en una gin?

Por Javier Pulido

 

 

Piense un momento… se ha detenido a pensar por qué paga más dinero por una gin que por otra. Es más, sabría explicar dónde está la calidad de una gin. Tranquilo amigo internauta, pese a estos grandes interrogantes usted tiene sentidos, sensibilidad y, de algún modo, sabe si un producto le gusta o no. Ahora bien, continuando con este gran interrogante, voy a tratar de explicar y orientar –siempre desde un punto de vista personal- cuál es la clave cualitativa de una buena gin.

Será el alcohol

Muchas personas creen que existen grandes diferencias entre los diversos alcoholes que se utilizan como base para elaborar una gin (rectificado a 96% vol). No insista, la mayoría tiene una calidad media muy alta para el consumo humano, ya sea de trigo (el habitual en la gin inglesas), de melaza de remolacha o caña, de patata, uva, etc. En resumen, el alcohol que utilizan la mayoría de las gin europeas, presume de excelente calidad.

 

Será el agua

Pocas personas caen en la cuenta que el 60% de una gin –siempre que esté a 40% vol.- es agua. La calidad es importante, que sea fina, baja en calcio, hierro… pero existe toda una industria que deja el agua impoluta. Lo importante es estar cerca de un río para abaratar costos. Y cuanto mejor sea el agua, menos dinero en filtros y otros menesteres se gastará la destilería.

 

En resumen, no le dé más vueltas, el agua importa pero no es determinante.

 

Serán los botánicos

Los botánicos son todos los ingredientes sólidos (enebro, piel de naranja, de limón, angélica, coriandro…) que dotan a la gin de personalidad. Y, efectivamente, los mal llamados botánicos, son la primera clave de calidad de una gin.

 

Seguramente, muchos internautas pensarán que cuantos más ingredientes aromáticos, mejor. El equilibrio, será siempre bien recibido: ya sean 8 ingredientes (lo habitual), o 47, como la Gin Monkey. Así pues, valore la complejidad, lo perfectamente hilvanados que están en su conjunto. Eso es difícil de conseguir y solo está al alcance de unos pocos profesionales.

 

Será el alambique

Independientemente del sistema de elaboración que se utilice, el paso por alambique de los ingredientes aromáticos, realza una buena gin. Las buenas gin, como la London Gin, están obligadas a pasar todos sus ingredientes aromáticos por alambique, con la intención de fundirlos aromáticamente.

 

Y usted se preguntará, ¿cómo reconozco esto si habitualmente no se puede leer en las etiquetas? Es cierto, la información que se facilita en las botellas es muy escasa o nula. Aunque usted tiene un arma muy valioso: sus sentidos. Con ellos puede apreciar si existen ingredientes botánicos de calidad, porque los huele, los describe, incluso lo satisfacen.

 

En resumen

Una gin de calidad debería tener:

1.      Complejidad

2.      Persistencia

 

La complejidad es el principal argumento de los grandes vinos, y también de las excelentes gin. Para crear complejidad se necesita materia prima de calidad, maceraciones a conciencia y muchos más detalles que iremos desvelando en futuros artículos.

 

La Persistencia -a sabiendas que hay gente que los detesta- es uno de los valores más deseados en las buenas bebidas. Se busca el recuerdo largo y duradero. La ecuación es fácil. Si nosotros hacemos un guiso –en este caso es una gin- a fuego lento, el resultado será visible: complejidad, riqueza de matices, profundidad. Si elaboramos una gin en olla exprés -con todos mis respetos a este gran invento- el resultado será menos brillante y más fugaz, vamos que desaparece en un abrir y cerrar de ojos.

Mi consejo

Desde ahora, trate de probar algunas de sus gin preferidas solas, sin mezclar, y poco a poco entenderá de qué le hablo. Después, mézclela con su mixer favorito y disfrute.

http://youtu.be/AyIa3uY6jIQ