BLOG

CAMBIOS Y TENDENCIAS

Pasar por el escaparate de una tienda, de un bar de copas o similar, en algunos casos, puede provocar cierto vértigo óptico. Y lo digo por la incesante colección de marcas de gin que albergan: ¿locura o inquietud? Sin duda, es la reflexión que continuamente se plantea el público. En este análisis de tendencias de los consumidores, de marcas predilectas, de fórmulas maestras… he dedicado buena parte en los últimos meses a estudiarlos: qué beben, qué compran.

 Cambios o retornos

Afortunadamente, el gusto del consumidor cambia, busca que lo sorprendan pero desde la mesura y, sobre todo, con un precio justo. Subrayo esto para que no cometamos los mismos errores que en el vino. Curiosamente, el público, todavía no sabe distinguir a los verdaderos profesionales, los barman con “raza”, aunque es cuestión de tiempo. Este oficio se está gestando.Continuando con los cambios, el modelo de consumo sigue siendo el gin&tonic, a sabiendas que los barman hacen todo lo posible por ofrecer nuevas y variopintas alternativas. El éxito de este combinado ha basado sus pilares, contra todo pronóstico, en los siguientes detalles: 

1.      Copa de balón, en lugar del vaso de tubo.

2.      Medidas coherentes de 2,5 cl (para el gin&tonic de aperitivo) y 5 cl (para el gin&tonic de ocio)

3.      Ingredientes de calidad (gin y tónicas Premium)

4.      Adornos en los que hemos pasado de la ensaladera de frutas a la mesura, con dos o tres ingredientes (corteza de limón, naranja, grosellas, pepino…)

5.      El consumo de la mujer, que ha visto una bebida llena de glamour y elegancia aromática. Este si ha sido un verdadero impulso en el aumento del consumo.

El futuro, terminando con esta observación, está en la mesura, en los precios razonables, trabajando con una selección de bebidas de calidad “demostrable”. Sin embargo, crece, cada día más, el consumidor que, harto de tanto marketing y poca “chicha”, vuelve a su gin&tonic de siempre, con el eslogan de: “más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer”. Sirva este último dicho popular para que el verdadero profesional reaccione y reconduzca su forma de trabajar con los clientes.

 Tendencias o extinción

Es la gran cuestión por desvelar. Muchos pesimistas ya están vaticinando la caída de la gin. Y yo me pregunto, de dónde sacarán esa información, será porque en su local no venden tanto gin&tonic como antes, o porque como norma general de españolito “cabreao” hay que decir algo negativo. La gin y su novia carbónica, la tónica, no son una moda. Se trata de un dueto que viene para quedarse, porque tenemos todos los ingredientes para ello. Hablo de clima mediterráneo. A quién no le apetece un gin&tonic en una de nuestras espectaculares terrazas en verano, incluso en invierno. También revindico nuestros aromas, cítricos de naranja y el limón, por ejemplo, además de otras frutas. Somos, aunque no lo sepamos, la huerta de Europa y gozamos de los mejores productos de calidad, con aroma y sabor. El que no viaja, sin duda, es ajeno a estos grandes valores. Además, y como punto y final, está el carácter afable y la forma de ser de los españoles. Somos divertidos, dicharacheros, nos gusta la fiesta, el buen vivir y disfrutar de los amigos, aunque los políticos se empeñen en poner, cada día más, zancadillas al ocio nocturno y la hostelería en general.

En resumen, de nosotros depende que “apadrinemos” un combinado como sello español, porque nadie dice nada cuando come y bebe productos franceses o italianos, con todos mis respectos. Ellos sí que saben exportar su cultura.